5 Consejos para una mudanza sin estrés

Mudarse a un nuevo hogar es emocionante: se empieza de cero, se abren nuevas oportunidades y se tiene la oportunidad de hacer que el nuevo lugar sea propio.

Eso no significa que no pueda resultar abrumador a veces. Por suerte, hay una forma de evitar cualquier disgusto. Empiece pronto, tenga un plan y haga todo lo posible para facilitarle las cosas.

Llevamos veinte años ayudando a la gente a mudarse con determinación, así que hemos pensado en compartir nuestros diez consejos principales para que su mudanza no sea estresante.

1: Elija una empresa de mudanzas con tiempo

Dependiendo de la fecha en la que planee mudarse, puede que le resulte difícil reservar una fecha. Al fin y al cabo, la mayoría de la gente intenta hacer la mudanza los fines de semana, durante las vacaciones escolares o los días festivos, dándose un tiempo extra. No se deje sorprender: planifique con antelación.

Elegir un equipo de mudanzas puede parecer fácil en comparación con todas las demás elecciones que ha hecho, pero es importante elegir a profesionales. Sus objetos dependen de la empresa que elija, y para evitar que se dañen los objetos o la propiedad, o que pague más de lo previsto, es importante que investigue.

Consulte las opiniones de clientes anteriores, compruebe lo que incluye el presupuesto de la mudanza y pregunte si la empresa está dispuesta a realizar una valoración, lo que significa que alguien se acercará a su casa para evaluar la cantidad de cosas que tiene y asegurarse de que el día de la mudanza dispondrá de una furgoneta del tamaño adecuado y del número de miembros del equipo.

2: Haga una lista

Puede parecer que hay demasiadas cosas que recordar antes de la mudanza; al fin y al cabo, la vida real continúa al mismo tiempo que los planes de mudanza.

Para evitar el estrés, haga una lista de todo lo que tiene que hacer y tenga en cuenta su calendario. Es posible que acabe de aceptar su oferta y que falten meses para que se termine. Pero eso no significa que deba esperar hasta la semana anterior a la mudanza para empezar a prepararse.

Eche un vistazo a nuestra lista de comprobación de la mudanza para ver si hay algo que haya olvidado añadir a su lista. También puedes suscribirte a nuestros recordatorios por correo electrónico para que te avisen en el momento adecuado y no te olvides de nada.

3: Declare por adelantado

Limpiar su casa de objetos viejos, no deseados o innecesarios antes de la mudanza puede ahorrarle tiempo y estrés, pero también puede ahorrarle dinero.

Al donar, reciclar o tirar las cosas que no necesita, está reduciendo la cantidad de cosas que tiene que trasladar. Cuantas menos cosas tenga, más pequeña será la furgoneta y menos horas necesitará el equipo de mudanzas.

La forma más sencilla de ahorrar dinero en tu mudanza es evitar pagar por transportar cosas que sólo vas a tirar cuando llegues a tu nuevo hogar.

Eche un vistazo a nuestra guía para eliminar el desorden antes de la mudanza.

4: Haz un plan de embalaje y empieza pronto

Empaquetar siempre lleva más tiempo del que crees, por eso es mejor empezar cuanto antes. Cuando haya recogido todo lo que ya no necesita, lo mejor es empezar por las habitaciones que menos utiliza.

Empaquetar esas habitaciones y utilizarlas para guardar las cajas de cosas perturbará lo menos posible tu vida y te permitirá hacer lo máximo posible.

A la hora de etiquetar las cajas, es fácil resumir el contenido en la parte superior, como «cosas de la cocina», pero eso no te ayudará cuando tengas que priorizar el desembalaje.

Etiqueta la caja con la habitación a la que quieres destinarla en tu nuevo hogar y señala algunos de los artículos que contiene para saber qué incluye. Nos lo agradecerás cuando no tengas que abrir quince cajas marcadas como «cocina» para encontrar la que contiene los platos.

Intenta no sobrecargar las cajas. Es tentador llenarlas, pero intenta utilizar cajas pequeñas para los artículos pesados y cajas grandes para los más ligeros. De lo contrario, corres el riesgo de que la caja se deshaga y dañe a quien la lleve, y de que se estropeen tus cosas.

Echa un vistazo a nuestra guía de empaquetado para obtener más información sobre cómo facilitar el empaquetado.

5: Piense en lo que no puede trasladar

Hay algunas cosas que los equipos de mudanzas no transportan. Entre ellas están los materiales peligrosos, las plantas con tierra, las latas de pintura o los productos químicos. Los botes de pintura suelen donarse a organizaciones benéficas, así que no piense que todo tiene que desperdiciarse.

Si no puedes soportar dejar tus plantas, puedes sacar la mayor parte de la tierra, empaquetar la planta en la maceta con plástico para que no se mueva y transportarla en tu coche.

Deja un comentario