Lo que necesita saber de los amortiguadores

El vehículo moderno es realmente una cosa de la maravilla. Con tantas partes móviles y movimientos que se sincronizan, es increíble ver y escuchar cómo todo conduce al movimiento hacia adelante. La forma en que un coche funciona es una cosa que a veces damos por sentado porque todo parece fácilmente tan mundano y esperado. Pero, un conjunto de componentes conocidos como los amortiguadores operan de una manera menos predecible debido a la naturaleza de su funcionalidad.

Los amortiguadores para coches son una parte muy esencial del vehículo y podría decirse que son los que más se desgastan con el tiempo. Siempre están trabajando constantemente con todo el sistema de suspensión del vehículo y prestarles atención a lo largo de la vida útil de su vehículo es una sabia decisión.

Queremos ayudarle a entender mejor qué es y qué hace un amortiguador. Siga leyendo para examinar más a fondo este complejo componente del vehículo.

¿Qué son los amortiguadores?

En pocas palabras, son componentes de la suspensión del vehículo que amortiguan y restringen el movimiento ascendente y descendente de los muelles de la suspensión. La energía cinética es un factor importante aquí porque, el objetivo es convertir el movimiento excesivo de los movimientos hacia arriba y hacia abajo (energía cinética) en otras formas de energía (en este caso energía térmica).

Los amortiguadores consiguen el efecto de amortiguación con la ayuda del fluido hidráulico contenido en la propia carcasa. El fluido funciona proporcionando la resistencia y el arrastre naturales necesarios, haciendo que los amortiguadores se muevan intencionadamente con más “fluidez” que los muelles situados encima de ellos. El efecto es, una secuencia controlada de movimientos que da como resultado el control de la calidad de la conducción del vehículo hasta un nivel en el que sea confortable tanto para el conductor como para los pasajeros.

El amortiguador trabaja siempre con el puntal, otro componente de la suspensión que incluye su propio amortiguador independiente, un muelle y un marco robusto diseñado para sostener el peso del vehículo.

¿Dónde se encuentran?

Cada esquina de su vehículo tiene un amortiguador, y esto tendría sentido porque cada rueda del vehículo experimentará movimientos simultáneamente. En la mayoría de los casos, estos movimientos serán diferentes para cada rueda.

Los amortiguadores funcionan como una sola unidad en un sistema de varias unidades conocido como la suspensión del vehículo. Los amortiguadores tienen una forma cilíndrica delgada que está unida a los dos ejes del vehículo. A continuación, los muelles rodean a cada uno de ellos y, finalmente, la rueda se conecta a todo ello a través del cubo de la rueda.

¿Tipos de amortiguadores?

Todos los amortiguadores tienen una función principal: controlar correctamente el movimiento vertical de un vehículo sobre la superficie de la carretera. Debido a que cada fabricante tiene diferentes requisitos para la construcción de sus vehículos, hay diferentes formas en las que un amortiguador puede funcionar.

Los amortiguadores telescópicos convencionales tienen una estructura sencilla y pueden encontrarse tanto en los sistemas de suspensión delanteros como en los traseros. La regla general con ellos es sustituirlos cuando se desgastan en lugar de repararlos.

Los amortiguadores de tipo puntal sustituyen parte del sistema de suspensión y deben ser más robustos para hacer frente a las mayores fuerzas de la carretera. Utilizados sobre todo en vehículos de pasajeros de tamaño medio, este tipo de amortiguador puede estar sellado o ser reparable. Las unidades selladas suelen encontrarse en los sistemas de suspensión de los coches de lujo, mientras que las unidades reparables.

Los amortiguadores de asiento de muelle combinan las cualidades de los amortiguadores telescópicos y los de tipo puntal. Un amortiguador de asiento de muelle es una unidad de suspensión y un dispositivo de amortiguación en un solo sistema. A diferencia de los puntales, no están diseñados para ser sometidos a cargas laterales o pesos elevados. Además, estos amortiguadores también están totalmente sellados y no tienen opción de reparación.

¿Efectos si no funcionan?

Dado que los amortiguadores trabajan constantemente con los muelles y puntales del sistema de suspensión, fallan cuando no son capaces de recibir los impactos de la carretera y convertir esa energía en calor o dejar que se redistribuya. Los síntomas cuando los amortiguadores fallan se dividen en tres categorías: señales visuales, sonidos y calidad de conducción del vehículo. Un vehículo que se sienta un poco más bajo que su altura normal de conducción puede significar un problema con los amortiguadores. Además, se pueden escuchar muchos ruidos y golpes cuando el vehículo pasa por baches y ondulaciones en la carretera.

Dependiendo de la configuración de la suspensión instalada en el vehículo en cuestión, una calidad de conducción inusualmente áspera y agitada será una consecuencia de que los amortiguadores no funcionan correctamente con la suspensión para controlar adecuadamente la calidad de la conducción.

Lo que hay que tener en cuenta cuando se trata de amortiguadores es que la naturaleza del desgaste no siempre es tan evidente. El deterioro suele producirse internamente y puede tardar algún tiempo en manifestarse al exterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *